29 de octubre de 2011

¿Y a donde vais? -dijo con poco interés mal disimulado.
No lo sé. Nico está como loco por ir al nuevo pub que han abierto.
¿Vais al Soho?
Si. ¿Por?
Genial, tetas y culos -Marc sonrió y fingió no haberla oído.
¿Qué dijiste?
¡No! Nada cielo.
Vale... pues descansas ¿si? -le besó, le dio el beso con más hambruna que pudo y se marchó.

En tan solo una hora Gula había hecho la colada de dos días, barrido la casa y se había dado una ducha. No podía parar, los celos y la incertidumbre la consumían. Sabia que era una locura, que Marc jamás le haría eso. Pero no podía sacarse las imágenes de la cabeza. Lo quería para ella, era suyo y su deber como novio era estar un viernes por la noche haciéndole el amor y no de fiesta.

***
La música ocupaba todo el local, no había espacio para ningún ruido más. Se te metía entre los pulmones y el cuerpo comenzaba a vibrar. Marc no lograba entender la moda por los espacios pequeños, con mucha gente y tanto volumen. Ahora entendía lo que solía decirle su hermano, y es que él había nacido en la época equivocada.

¿A QUE ES UNA PASADA? MIRA A TODA ESA GENTE, ESTA COMO LOCA. ¿Y HAS VISTO A LAS TÍAS? JODER ME DUELEN LOS HUEVOS SOLO DE MIRARLAS.
ESTAS MÁS SALIDO QUE EL PICO DE UNA MESA, COLEGA -las risas fueron apagadas por el ultimo tema de Rihanna.

Pasadas dos horas, cuatro copas y tres chicas que se fueron a casa con la estima algo baja, Marc había decidido que era hora de volver a casa. Su mente solo fabricaba imágenes de Gula desnuda sobre su cuerpo. Ahora a quien le dolían los huevos era a él.

¡JODER! ENTIENDO QUE TIENES NOVIA, ¿PERO QUE TE CUESTA UN BAILE? POR TU CULPA, YA NO SE ACERCA NINGUNA.
YO ME MARCHO.
¡NO! ¿ME DEJAS TIRADO POR LA NOVIA?
TENGO UNA MUJER CON UN CULO DE INFARTO ESPERANDOME EN LA CAMA ¿TÚ QUE CREES?
ESTA BIEN -se abrazaron a modo despedida, en el fondo Nico envidiaba a su amigo, pues a él hacia tres años que lo único que le esperaba en la cama era el pijama y eso que él dormía en gallumbos.

***

Apenas cerraba los ojos, casi alcanzando el sueño, cuando escuchó la puerta. Fingió dormir, mientras los pasos hacia su habitación se hacían más sonoros. Vio en la oscuridad como Marc dejaba la cartera, las llaves y el móvil en la cómoda. Y miró sin parpadear como se desnudaba. Quedó completamente desnudo y notó como el coño se le encharcaba.

Caminó desnudo y empalmado hasta la cama, la vio dormida, preciosa y su erección aumentó. Se tumbó sobre ella, despertandola y no le dejo tiempo para nada, la besó desesperado y puso toda su excitación ese beso.

¿Qué hora es? -preguntó Gula, mientras él descubría a su mujer desnuda bajo las mantas.
No lo sé -ella le devoró los labios e intentó estar a la altura del beso de él.
¿Me follas?
Abre las piernas, preciosa.

Gula notaba la punta de la polla, en la entrada de su coño. Marc se quedó quieto durante unos segundos, los suficientes para que ella se desesperara. A modo de respuesta su mujer le clavó las uñas en el trasero y él empujó. No paró, la metió toda hasta el fondo y oyó el grito apagado de su mujer.

En cada embestida, notaba como su polla tocaba el final de la vagina. Y cuando eso sucedía, Gula retorcía de placer. Rodó sobre la cama y la colocó encima suya. El pelo de ella rozaba su vientre. Gula subía y bajaba sobre su polla sin descanso. Y sus pechos rebotaban. Marc se sentó y succionó cada uno de los pezones. No sabía donde meterse, no sabia que hacer. Jamas se había encontrado follando y deseando acabar para poder volver a empezar.

Gula pasó de estar cabalgando a encontrarse tirada sobre la cama. Su chico siguió jugando con sus pechos, pero fue disminuyendo las arremetidas hasta llegar a detenerse.

Nene -le faltaba el aire- no pares por favor.
Shhh

Su lengua fue bajando por el escote, pasando por el estomago, llegando al coño. Con la lengua totalmente empapada en saliva, lamió desde las nalgas hasta el clítoris. Gula se sobresaltó y buscó el aire. Se miraron, mientras Marc atacaba el botón de la locura. Se introdujo el clítoris en la boca y con la lengua le castigaba. Los gritos de ella se le clavaron en el pene, y el cabrón no dejaba de palpitar. Mientras le comía el coño, se agarró la polla y comenzó a darle consuelo. Se corrieron juntos, pero solo se oyeron los gritos de Gula, porque él aun seguía con la cabeza entre sus piernas.

7 comentarios:

Cristina dijo...

Waauuu tocayaa!!!pedazo de relatoo...!! te aseguro que me han entrado unas ganas desmesuradas de echar un polvo a lo loco!!!!!!! jejejeje...
Cómo me gusta tu forma de escribir =)

Un besazooooooo!!!!!!

Saronda♥ dijo...

O.O Vaya... creo que estabas un poco achispada al escribirlo... jeje. Igual me encantan tus descripciones.

Cheester dijo...

¿Ves? Te dije que conseguirías calentar a quien leyera esto... :P

Sabes transmitir lo que escribes.

A mi también me dieron ganas de follar.

neko dijo...

joder Cris..... se te dan genial los relatos eróticos! imposible leer esto y no alterarse :D

Isla dijo...

Creo que, sin duda alguna, este texto vuelve loco a cualquiera ;) Muy bien hecho! Me encanta

Lorena. dijo...

Increíble. Todas tus entradas son capaces de transmitir muchísimas sensaciones. A mí ésta me ha transmitido mucho calor. ;)
Hacía mucho que no me pasaba por aquí, igualmente me sigue encantando tu blog.
Un besazo enorme!

Cris* dijo...

Cristina: Llevaba días con la escena en la mente y joder me ponia tonta perdida jaja. A mí me encanta hacerte sentir así tocaya. Un besazo preciosa.

Saronda: Jeje crees bien lokita. Me alegro de que te guste. Un beso.

Cheester: Siempre tienes razón, eso ya lo sé jaja. Gracias por pasarte siempre y leerme. Muuuaks grandullon.

Neko: Sí? Pues tengo más escenas en mente, así que id preparando a vuestro sistema nervioso jaja. Un beso guapa.

Isla: Gracias jeje. La verdad es que con estos personajes solo se me ocurren escenas torridas y no sé porque jaja. Me alegra que te guste, un besazo.

Lorena: Eres bienvenida, siempre es un placer tenerte por aquí. Te agradezo muchisimo que te guste y que realmente sientas algo al leerme, de igual el tipo de sentimiento que sea, mientras os transmita algo, merece la pena escribirlo. Un beso enorme guapa.