15 de enero de 2012

Llevaban más de cinco días sin mirarse, ni hablarse. Marc no podía dejar de darle vueltas al asunto. Por una vez se había quedado sin palabras. Nunca se había planteado tener familia. No se veía capaz de criar a una criatura. Él no sabia lo que era una figura materna y la poca que tuvo paterna, no fue de mucha ayuda. Pero desde que supo que había existido la posibilidad... ahora soñaba con ver a Gula embarazada de él y mirar con orgullo a su precioso bebe. Pero entre ellos algo había cambiado. Cada vez notaba las sabanas más frías. Y ahí la tenia, dormida a su derecha dándole la espalda. ¡Y que espalda! Marc recorrió cada una de las vertebras poco a poco y ella prácticamente ronroneo.

-¿Vas a hablarme algún día?
-Me lo estoy pensado.
-¡Mierda! No sé como hacer esto. No tengo ni idea de como decírtelo.

Ella por fin se giró. Se quedó tumbada mirándolo, con una serenidad que Marc apenas conocía en Gula.

-¿Vas a dejarme? -prácticamente lo susurró. Tenia el miedo temblandole en la garganta.
-¿Qué? ¡NO! Joder, claro que no.
-Vale, vale.
-Eres tú la que no me habla. Quien me ignora.
-Lo sé -Gula se sentó y decidió que así no podían seguir.
-Nena, esto tiene que cambiar. Sé que mi respuesta no fue la adecuada, pero tu enfado es exagerado.
-No estoy enfadada.
-¿Entonces que te ocurre?
-Yo nunca había deseado hijos. Me bastaba con mi tienda y contigo. Pero desde que...
-Desde que te enteraste de la posibilidad, no dejas de imaginarte embarazada.
-No dejo de imaginarme de tener un niño rubio como tú -Gula le besó el hombro.- Y tengo miedo, porque no sé si tu vas...
-¡QUIERO! -le salio a borbotones, no se había dado cuanta de cuanto lo deseaba.

Se quedaron apoyados y abrazados. En ese momento el silencio los arropaba. Gula sabia que estaban avanzando a pasos agigantados en su relación. Y Marc fue subiendo las manos por los muslos de ella. Quería recuperar el tiempo perdido. Le besaba el cuello, tan suavemente que Gula no pudo más que susurrar.

-Maaaaarc...
-¿Si, nena?
-Si vamos a buscar un bebe -los besos no cesaban, pequeñas descargas le subían por la espalda,- quiero que hagas una cosa.
-Tranquiiiila cielo, que yo donde pongo la bala...
-Serás tonto.
-¿Entonces?
-Quiero que busques a tu padre.
-No.
-Nene, escucha...
-No, escucha tú. Él no pinta nada en nuestras vidas.
-Yo no tengo padres y a ti solo te queda el tuyo. Quiero que mi hijo sepa lo que es tener un abuelo.

A Marc se le vino el cielo encima. Hacia tanto tiempo que no pensaba en él. Y definitivamente no iba a buscarlo. Esa historia ya estaba cerrada y seguiría cerrada para siempre.

-¿Me lo prometes?
-Te prometo pensarlo.

14 comentarios:

♥Queen Sara♥ dijo...

Awww! ¡Al fin se hablan! ¡Que tiernoooo!! No se me ocurrió que Gula fuese huerfana... ¿Qué pasó entre Marc y su padre? Me muero por saber... ¡Publica pronto!

PD: Excelente historia, descripciones y trama, como siempre. ¡Escribes genial!

Attt: S@r!t@.

-Big.Small.Big.Small- dijo...

Muy chulo, a ver si me sigues, un abrazo

Roland dijo...

Salir de la sartén para caer en las brasas jajaja

Mucho caracter y reacciones humanas, defines muy bien los personajes :)

Isla dijo...

Estas reconciliaciones despues de confusiones de pareja me encantan, siempre acaban mejor de lo que se estaba antes<3 además que estos dos, son geniales de por sí, y además el toque final de...incertidumbre, te deja con las ganas de mas!:)

Schmetterling! dijo...

Me quedo con ganas de más, así que no tardes :)

Xikaakira dijo...

Que tiernos son!!!
Bss

Señorita Spencer. dijo...

Hola señorita, se que nunca he dado señales de vida por tu blog y que nunca he respondido ningún comentario, solo decirte que estoy aquí. No te voy a mentir, no me paso diariamente por ningún blog porque ni siquiera releo lo que escribo, nunca busqué que me encontraran, el blog era una forma de desahogo, nunca busqué leer a nadie.
No sé porque te escribo esto pero aveces me sienta fatal leer todos vuestros comentarios y hacer caso omiso.
Estoy ahí aunque no responda, aunque solo escriba.
Gracias por todo señorita Cris*
De verdad.
Mucho amor.

Cristina dijo...

Esta historia me tiene enganchadísimaaaa!!!! Tengo intriga en saber que es lo que pasó entre Marc y su padre para tener tan claro que no quiere saber más de él...
Espero ansiosa la continuación del amor entre Marc y Gula... jijijiji....

Un besazooo mi Tocayaa wapaaaa!!!!!!!!! :)

bitelino dijo...

Y la vida sigue, y las responsabilidades se amontonan... aaaaaaah! xD

Lu.- dijo...

De verdad que tus textos son buenísimos, siempre terminan encantandome :)

Besos

Marlene dijo...

Muy (demasiado) bonito. El final es enternecedor.

Nicotina dijo...

Dios, un bebé. Esa palabra pesa muchísimo, no puedo apenas ni imaginarlo, "¿Y si sale como yo? Que horror, o peor... ¿y si no sale como yo? que horror también".

Lorena. dijo...

Aiii, me encantan Gula y Marc. :)
Supongo que durante mi ausencia me he perdido muchas de tus (increíbles) historias, así que ahora mismo me pongo con ellas.
Un besazo enorme Cris. ¡Espero que todo vaya bien!

Charlotte dijo...

Supongo que adoro los enfados...porque cuando hay amor, siempre terminan en reconciliaciones, y esta me encanta!

muaak